Actualidad jurídica

Salvador Sostres esquiva la demanda de UGT por acusar a los sindicatos de terrorismo sindical

La jurisprudencia sobre protección del derecho al honor y la intimidad se suele prestar a las interpretaciones personales. En este caso, tratándose de un artículo de opinión política, articulista y sindicatos seguro que tienen una muy distinta opinión sobre la resolución del Tribunal Supremo.

Salvador Sostres

La Sala Primera del Tribunal Supremo, en sentencia cuyo ponente ha sido el magistrado Ferrándiz Gabriel, ha desestimado el recurso de casación interpuesto por el sindicato UGT, con lo que ha confirmado la desestimación habida en la instancia de su demanda de protección del derecho al honor.

UGT interpuso la citada demanda en el año 2010 contra el columnista Salvador Sostres por el contenido del artículo de opinión publicado en el diario El Mundo con fecha 25 de septiembre de 2010 titulado “Si fueran demócratas”.

En dicho artículo se contenían las opiniones del demandado sobre la naturaleza y actuación de los sindicatos con ocasión de la huelga general del 29 de septiembre de 2010. Se hacía referencia a la actuación de los piquetes, de los que se afirmaba que amenazaban y eran violentos; se señalaba que los sindicatos chantajeaban a gobiernos elegidos democráticamente; se utilizaba la expresión “terrorismo sindical”; y se afirmaba que los sindicatos junto con ETA son las únicas organizaciones que jamás le han dado una oportunidad a la democracia”.

La sentencia de primera instancia desestimó íntegramente la demanda entendiendo, en esencia, que en el contexto en que se publicó el artículo, a pocos días de la convocatoria de huelga general, se trataba de la opinión del autor sobre los sindicatos en general y la huelga en particular y, si bien se contenía una desafortunada alusión a ETA, había de entenderse prevalente el derecho a la libertad de expresión. La Audiencia Provincial de Madrid confirmó esta sentencia, que ahora es confirmada por el Tribunal Supremo.

La sentencia de la Sala Primera comienza reconociendo legitimación a UGT para invocar la protección de su derecho al honor, en aplicación de la doctrina de la Sala, pues aunque no se mencionaba en el artículo de opinión directamente al sindicato, se imputaban una serie de conductas a los sindicatos españoles, de los que UGT es uno de los más importantes.

También considera que debe mantenerse la prevalencia de la libertad de expresión del periodista al reflejar, con ocasión de una convocatoria de huelga, la crítica a la actividad de los sindicatos y el incumplimiento de los servicios mínimos de huelga, dado el interés público del asunto, sin que se utilizaran expresiones desconectadas con las ideas, ni se equiparara a la organización ETA con los sindicatos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *