Actualidad jurídica

El Tribunal Supremo aclara las consecuencias de la no ultraactividad de los convenios

En la primera vez que el Tribunal Supremo se manifiesta sobre los efectos de la no ultraactividad de los convenios colectivos una vez expirados (conforme a los establecido por la última reforma laboral), ha establecido como doctrina que las normas del convenio vigente en el momento del cambio normativo siguen vigentes entre empresa y trabajador en algo así como un “convenio individual”, Para modificar esas normas fuera de los aspectos organizativos propios de la empresa (por ejemplo en lo relativo a retribuciones o bajas) es necesaria la realización de un nuevo convenio entre empresa y trabajador.

Vigencia del convenio colectivo tras la reforma laboral

El Pleno de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, por mayoría de sus integrantes, ha establecido que las condiciones pactadas en el contrato de trabajo desde el momento mismo de su constitución, sea directamente o por remisión a lo establecido en el convenio colectivo de aplicación, tienen naturaleza jurídica contractual y por ello siguen siendo exigibles entre empresa y trabajador por el contrato de trabajo que les vincula, aunque haya expirado la vigencia del convenio colectivo de referencia, pudiendo en su caso ser modificadas si  concurren circunstancias económicas, técnicas, organizativas o productivas, según establece el Estatuto de los Trabajadores y ello sin perjuicio de que continúe la obligación de negociar un nuevo convenio.

En el supuesto que ha resuelto ahora el Tribunal Supremo, la empresa entendió que al haber trascurrido un año de vigencia prorrogada o ultra-actividad prevista por el nuevo texto legal de 2012, sin que se hubiera suscrito un nuevo convenio de empresa, dejaba de ser aplicable el anterior y al no existir convenio de ámbito superior, comunicó a los trabajadores que a partir de entonces aplicaría el Estatuto de los Trabajadores. De este modo, abonó la nómina del mes entonces en curso –julio 2013- en dos cuantías diferentes: un período a razón del salario anterior, según en el convenio finalizado, por los días en que aún estaba en vigor el convenio y otra cuantía inferior por el período restante, con arreglo ya al Estatuto de los Trabajadores, siempre según la práctica seguida por la empresa. El Tribunal Superior de Justicia de Baleares declaró no ajustada a derecho la conducta empresarial e, interpuesto recurso de casación por la empresa, ha sido desestimado por el Tribunal Supremo.

Es la primera vez que el Tribunal Supremo se pronuncia sobre esta materia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *