Actualidad jurídica

El Tribunal Supremo bendice la creación de la “tasa privada de emisión radiofónica de partidos de fútbol”

El volumen que ha alcanzado el espectáculo de fútbol profesional da lugar a que muchas veces se tomen decisiones políticas más o menos pintorescas como la “tasa privada de emisión radiofónica de partidos de fútbol” por la que las emisoras de fútbol tendrán que abanar una cantidad a los clubes para compensarles por las molestias causadas. En buena lógica, las emisoras de radio tendrían que pagar el precio de mercado que los titulares del espectáculo fijaran para poder retransmitirlo pero, por lo visto, los espectáculos de fútbol profesional están revertidos de “interés público” y la Administración dispone y fija precio a esos derechos.

Retransmisión de un partido de fútbol

La Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional ha fijado en cien euros la cuantía que tendrán que abonar los operadores radiofónicos cuando accedan a los estadios para retransmitir partidos de fútbol.

La Liga Nacional de Futbol Profesional requería que el pago fuera de 456.000 euros para los encuentros de Primera División y de 252.000 euros para los de Segunda.

La Comisión Nacional del Mercado de Telecomunicaciones había establecido en 85 euros el precio que tenían que abonar las cadenas de radio para retransmitir los partidos desde las cabinas de los estadios, una cifra que la Audiencia fija ahora en 100 euros.

La sentencia distingue entre las retransmisiones televisadas, donde hay una explotación de la imagen, y las radiofónicas, que históricamente se han venido realizando sin que las emisoras desembolsaran contraprestación alguna.

Una controversia que vino a zanjar el Real Decreto 15/2012, que señala explícitamente en su exposición de motivos el libre acceso a los estadios de los prestadores de servicios de comunicación audiovisual radiofónica.

La Sala incrementa hasta los cien euros la cuota de acceso basándose en un informe pericial que ha valorado cuestiones como el consumo eléctrico, la limpieza, la seguridad, los accesos y las acreditaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *