Actualidad jurídica

Primera sentencia por atropello de especies cinegéticas con la nueva regulación

La nueva regulación de la responsabilidad en los accidentes en los que un vehículo atropella a una especie cinegética en la carretera parece bastante clara y centra la responsabilidad en el conductor salvo que se den una serie de supuestos objetivos. De esta forma se aumenta la seguridad jurídica y se simplifica la tarea de jueces y tribunales.

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo de Soria ha resuelto la primera reclamación motivada por un accidente de tráfico con animal cinegético bajo la vigencia de la reforma operada por la Ley 6/2014.

La sentencia analiza la nueva regulación y, tras excluir la posibilidad de plantear una cuestión de inconstitucionalidad, fija los criterios para futuras reclamaciones que resultan mucho más restrictivos que los existentes con la anterior normativa.

El origen del pleito está en el accidente de circulación ocurrido el 7 de julio de 2014 a consecuencia de la irrupción de un corzo en la carretera CL-116, indicando el demandante que la carretera donde ocurrió el suceso pertenece a la Junta de Castilla y León, a la que corresponde su conservación y mantenimiento. Asimismo, el animal procedía de un coto de caza propiedad de una asociación cultural y deportiva de Alentisque (Soria).

Accidente de tráfico con especies cinegéticas

La sentencia indica que el accidente ocurre en una carretera convencional, por lo que no hay obligación de vallar. Además, “el tramo en el que se produce el accidente está señalizado con la señal P-24 que advierte del peligro de animales. Y en cuanto al titular del coto, no consta que se llevara a cabo cacería ese día o que concluyera doce horas antes del accidente. No se dan ninguno de los supuestos legalmente establecidos para poder imputar responsabilidad”, por lo que el juez les absuelve de las pretensiones formuladas contra ellos.

La nueva Disposición adicional novena establecida por la Ley 6/2014, de 7 de abril, por la que se modifica el texto articulado de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, aprobado por el Real Decreto Legislativo 339/1990, de 2 de marzo, dice literalmente:

En accidentes de tráfico ocasionados por atropello de especies cinegéticas en las vías públicas será responsable de los daños a personas o bienes el conductor del vehículo, sin que pueda reclamarse por el valor de los animales que irrumpan en aquéllas.

No obstante, será responsable de los daños a personas o bienes el titular del aprovechamiento cinegético o, en su defecto, el propietario del terreno, cuando el accidente de tráfico sea consecuencia directa de una acción de caza colectiva de una especie de caza mayor llevada a cabo el mismo día o que haya concluido doce horas antes de aquél.

También podrá ser responsable el titular de la vía pública en la que se produzca el accidente como consecuencia de no haber reparado la valla de cerramiento en plazo, en su caso, o por no disponer de la señalización específica de animales sueltos en tramos con alta accidentalidad por colisión de vehículos con los mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *