Empresas y bufetes

Confianza, pasión y visibilidad, claves para potenciar el liderazgo femenino en las empresas

Empresarias, consejeras y directivas analizan en Women in Business la vías para obtener más representación en los Consejos de Administración y puestos de dirección.

La directiva española es consciente de que, además de talento y trabajo, es necesaria la confianza en una misma para alcanzar el “top management”.

La tecnología y la innovación, herramientas que retienen el talento femenino y permiten conciliar vida profesional y familiar.

Cuatrecasas, Gonçalves Pereira ha celebrado el encuentro Women in Business, en el que un nutrido grupo de empresarias, consejeras y directivas de todos los sectores han debatido cuál es el papel que la mujer debe tener en las compañías actuales. Un evento pionero en el que las asistentes han analizado la forma de incrementar la presencia femenina en los Consejos de Administración y puestos directivos, así como las medidas más atractivas para retener el talento femenino en la empresa.

Alcanzar el más alto nivel en las compañías supone un reto, una oportunidad para muchas mujeres, que no siempre conocen cuál es el mejor modo de conseguirlo. Quienes sí lo han hecho han sido las participantes en la primera mesa de trabajo: Amparo Moraleda, Consejera Independiente con experiencia en distintas empresas, Mónica López-Monís, Secretaria General y del Consejo de Administración de Bankinter y Nezha Hayat, Presidenta directora general de SOGELEASE (grupo Société Générale Maroc) y Presidenta de CFA Maroc (Club des femmes administrateurs d’entreprises au Maroc). Las tres transmitieron a las asistentes unas reglas de oro básicas y su experiencia personal para llegar a ocupar un puesto en los Consejos de Administración.

Women in business

“Hay que ser una apasionada con tu trabajo, disfrutar y sentirte realizada, para alcanzar cotas de rendimiento altas. No debemos cuestionar nuestras propias capacidades, sino aceptar las oportunidades que se presenten, confiando en que estamos bien preparadas y sin preocuparnos demasiado por la ecuación vida-trabajo: a veces nuestras empresas son más respetuosas de lo que creemos con lo que reclamamos o necesitamos. Y por último, una vez que alcances visibilidad en la propia compañía, hay que darse a conocer al exterior, que tu sello profesional sea visible también fuera”, recomendó Amparo Moraleda. Por su parte, Mónica López-Monís reconoció necesario cambiar la actitud y la cultura, algo que “ocurrirá tarde o temprano: no suele gustar que una ley fuerce la entrada de mujeres en los comités de dirección, pero esa ley simplemente dice que se debe ayudar al género menos representado. Ahora estamos hablando de mujeres, pero quizá en treinta años pueda servir para los hombres”, señaló.

Nezha Hayat compartió con la audiencia las herramientas que le permitieron llegar a puestos directivos y consejos de administración en Marruecos: “Conseguí abrirme un hueco en un mercado laboral dominado por los hombres, como el de Marruecos, aceptando retos que muchos hombres rechazaban. Preferí rendir más y aportar resultados antes que exigir medios y eso hizo posible que ascendiera en un sector como el bancario, y en un país en el que era muy raro pensar en una mujer como directiva y mucho menos como componente de un Consejo de Administración”.

Durante la segunda mesa de debate, las asistentes y panelistas llegaron a la conclusión de que la falta de confianza en las capacidades personales es una barrera decisiva que impide a la mujer alcanzar puestos de más responsabilidad. “No importa lo bien preparadas que estemos o las cualidades que tengamos si al final no aprendemos a confiar en nosotras mismas. En el momento en el que conseguimos hacerlo, desaparece ese “techo de cristal” imaginario y podemos llegar a donde realmente queremos”, explicó Mónica Garay, socia de Azora y Consejera Delegada de RESA.

Las nuevas tecnologías son un arma a favor de la mujer porque optimizan su tiempo, permitiéndole flexibilizar la ecuación trabajo-familia, a la vez que potencia sus capacidades directivas: “La revolución digital nos permite desarrollar los atributos que realmente se demandan ahora: roles más participativos, estructuras más horizontales, un liderazgo más emocional y manejo de distintas fuentes de información. Todo esto la mujer lo puede hacer muy bien y, gracias a Internet, a las aplicaciones y a la tecnología podemos tener una vida más integrada y a la vez llegar a los puestos profesionales más altos”, aseguró la International Business Development Manager y socia de Womenalia.com, Pilar Roch. “La barrera más importante para alcanzar las funciones de alta dirección es un perfeccionismo mal entendido: intentamos llegar al máximo estándar de calidad y si creemos que no lo alcanzamos, lo pasamos fatal. Debemos aprender a pasar página, como la mayoría de hombres hace. Culparnos a nosotras mismas por no hacer algo perfecto es lo que nos retiene para seguir progresando en nuestras carreras”, aconsejó Loreto González, de la consultora de RRHH Korn Ferry.

Apostar por el talento femenino es todavía un reto para algunas empresas, pero será una de las claves del éxito para que alcancen sus mejores resultados, según las conclusiones de de la mayor parte de invitadas al Women in Business. Emilio Cuatrecasas fue el encargado de dar la bienvenida a las invitadas; la Consejera Diana Rivera fue la encargada de abrir el evento; las socias Cani Fernández y Mariana Norton moderaron los debates. Por último, la socia Elisabeth de Nadal concluyó las jornadas resumiendo las principales conclusiones.

Tras finalizar el encuentro, Modesto Lomba guió a todas las asistentes por una muestra privada de diseños de Ángel Schlesser, Jorge Vázquez, Juanjo Oliva, Miguel Marinero y Roberto Verino organizada en colaboración con ACME (Asociación Creadores de Moda de España).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *