Legislación

Currículo de la enseñanza de Religión Católica de la Educación Primaria y de la Educación Secundaria Obligatoria

Resolución de 11 de febrero de 2015, de la Dirección General de Evaluación y Cooperación Territorial, por la que se publica el currículo de la enseñanza de Religión Católica de la Educación Primaria y de la Educación Secundaria Obligatoria.

El Acuerdo entre el Estado español y la Santa Sede sobre Enseñanza y Asuntos Culturales garantiza que el alumnado de la Educación Primaria y Secundaria obligatoria que así lo solicite tienen derecho a recibir enseñanza de la religión católica e indica que a la Jerarquía eclesiástica le corresponde señalar los contenidos de dicha enseñanza. De conformidad con dicho Acuerdo, la disposición adicional segunda de la Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la Mejora de la Calidad Educativa, que ha modificado la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, establece que se incluirá la religión católica como área o materia en los niveles educativos que corresponda, que será de oferta obligatoria para los centros y de carácter voluntario para los alumnos y alumnas.

Asimismo, dispone que la determinación del currículo y de los estándares de aprendizaje evaluables que permitan la comprobación del logro de los objetivos y adquisición de las competencias correspondientes a la asignatura Religión es competencia de la autoridad religiosa. Las decisiones sobre utilización de libros de texto y materiales didácticos y, en su caso, la supervisión y aprobación de los mismos corresponden a la autoridad religiosa, de conformidad con lo establecido en el Acuerdo suscrito con el Estado español.

El Real Decreto 126/2014, de 28 de febrero, por el que ese establece el currículo básico de la Educación Primaria, indica en su disposición adicional segunda que la determinación del currículo de la enseñanza de religión católica y de las diferentes confesiones religiosas con las que el Estado español ha suscrito Acuerdos de Cooperación en materia educativa será competencia de la jerarquía eclesiástica y de las correspondientes autoridades religiosas.

El Real Decreto 1105/2014, de 26 de diciembre, por el que se establece el currículo básico de la Educación Secundaria Obligatoria y del Bachillerato, indica en su disposición adicional tercera, que la determinación del currículo de la enseñanza de religión católica y de las diferentes confesiones religiosas con las que el Estado español ha suscrito Acuerdos de Cooperación en materia educativa será competencia de la jerarquía eclesiástica y de las correspondientes autoridades religiosas.

De acuerdo con los preceptos indicados, la Conferencia Episcopal Española ha determinado los currículos de la enseñanza de la religión católica para la Educación Primaria y la Educación Secundaria Obligatoria.

En su virtud, a propuesta de la Conferencia Episcopal Española.

Primero.

Dar publicidad al currículo de la asignatura de Religión Católica de la Educación Primaria que se incluye en el anexo I.

Segundo.

Dar publicidad al currículo de la asignatura de Religión Católica de la Educación Secundaria Obligatoria que se incluye en el anexo II.

Tercero.

Disponer su publicación en el Boletín Oficial del Estado.

Madrid, 11 de febrero de 2015.–El Director General de Evaluación y Cooperación Territorial, José Ignacio Sánchez Pérez.

ANEXO I

Religión Católica de la Educación Primaria

La presencia de la enseñanza religiosa en la escuela responde, en primer lugar, a la importancia que esta asignatura tiene dentro de la educación para que el alumno pueda conseguir un desarrollo pleno e integral de su personalidad. La necesidad de sentido del ser humano es una evidencia a la que la escuela necesariamente debe dar respuesta. La educación de la dimensión religiosa es parte fundamental para la maduración de la persona. No podría existir una formación integral y, por tanto, una educación de calidad, si no se permitiese el desarrollo de todas las dimensiones inherentes al ser humano, entre las cuales se encuentra la religiosa. Esta capacidad básica de la persona adquiere su auténtico cumplimiento cuando se descubre el sentido de la vida. La enseñanza de la religión católica en los centros escolares ayudará a los estudiantes a ensanchar los espacios de la racionalidad y adoptar una actitud de apertura al sentido religioso de la vida, sea cual sea su manifestación concreta.

La Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 reconoce la libertad religiosa de personas y pueblos. Por su parte, la Constitución Española no sólo reconoce la libertad religiosa sino también garantiza «el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus convicciones» en el artículo 27.3. Un derecho que también forma parte de tratados internacionales reconocidos por España como el Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales en su artículo 13.3 y la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, artículo 14.3, entre otros.

La Iglesia, como se recoge en el número 2 de la Gravissimun Educationis, ha realizado continuos esfuerzos para favorecer que la formación religiosa se imparta en el ámbito escolar, como contribución decisiva a la formación integral de la persona. Por ese motivo, la Santa Sede suscribió un Acuerdo Internacional con el Estado Español sobre Enseñanza y Asuntos Sociales, firmado el 3 de enero de 1979, donde se otorga la competencia para elaborar el currículo de la asignatura de Religión y Moral Católica a la jerarquía eclesiástica (art. 6).

La enseñanza de la religión católica en la escuela responde a la necesidad de respetar y tener en cuenta el conjunto de valores y significados en los que la persona ha nacido como hipótesis explicativa de la realidad y que se denomina tradición.

Para ello, la religión católica pretende contribuir a la educación integral del estudiante en dos direcciones. Por una parte, responde a la dimensión religiosa de todo ser humano y, por otra, lo introduce en la realidad a la luz de una hipótesis ofrecida por una historia y una tradición. De este modo, se promueve el reconocimiento de un sentido de la existencia de una manera coherente con el propio desarrollo psico-evolutivo del alumnado.

La Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la Mejora de la Calidad Educativa, en el artículo 6.1, define el currículo como la regulación de los elementos que determinan los procesos de enseñanza y aprendizaje para cada una de las enseñanzas. Por ello, el contenido del currículo parte de la experiencia humana y se desarrolla de manera respetuosa con las etapas del desarrollo infantil y adolescente, colaborando, en este sentido, con los aprendizajes instrumentales y transversales propios de cada etapa educativa.

El desarrollo del currículo se estructura en cuatro grandes bloques que pretenden recoger el saber antropológico cristiano acumulado a lo largo de los siglos. Esos bloques parten del sentido religioso del hombre, continúan con el estudio de la revelación; Dios se manifiesta al hombre y lo hace en una historia concreta, con personajes y situaciones que el alumnado debe conocer y que contribuirán a su comprensión del mundo. Dicha revelación culmina en Jesucristo y el mensaje evangélico, centro del tercer bloque del currículo y eje vertebrador de la asignatura. Por último, se estudia la Iglesia como manifestación de la presencia continuada de Jesucristo en la historia. Conviene subrayar, por tanto, que lejos de una finalidad catequética o de adoctrinamiento, la enseñanza de la religión católica ilustra a los estudiantes sobre la identidad del cristianismo y la vida cristiana.

La estructura del currículo de Educación Primaria intenta poner de manifiesto la profunda unidad y armonía de la iniciativa creadora y salvífica de Dios. El primer bloque parte de los datos más evidentes: la constatación de la realidad de las cosas y los seres vivos, de modo especial el hombre. Se nos impone su existencia como dato evidente. En un segundo paso, si la persona no se queda en el primer impacto o simple constatación de su existencia, tiene que reconocer que las cosas, los animales y el ser humano no se dan el ser a sí mismos. Luego Otro los hace ser, los llama a la vida y se la mantiene. Por ello, la realidad en cuanto tal es signo de Dios, habla de Su existencia.

La iniciativa creadora de Dios tiene una finalidad: establecer una relación de amistad con el hombre. Es decir, Dios ha creado al ser humano para que sea feliz en relación con Él. Los relatos bíblicos de la Creación y el Paraíso ejemplifican bellamente la finalidad de la creación de la persona y del mundo entero para su servicio. De su origen creatural y de su llamada a participar en la amistad con Dios surge su dignidad inviolable.

No obstante, el ser humano pretende apropiarse del don de Dios prescindiendo de Él. En esto consiste el pecado. Este rechazo de Dios tiene como consecuencia en el ser humano la imposibilidad de ser feliz. Dado que su naturaleza está hecha para el bien, su experiencia de mal y de límite le hace añorar la plenitud que él no puede darse por sí mismo y busca de algún modo restablecer la relación con Dios. Esta necesidad del bien, el deseo de Infinito que caracteriza al ser humano se expresa en las religiones como búsqueda del Misterio.

A esta búsqueda humana Dios responde manifestándose en la historia. Para ello, elige un hombre, Abrahán, del que formará el pueblo de Israel, con quien establece una alianza en el monte Sinaí. A través de hechos y palabras Dios irá dándose a conocer a los hombres de ese pueblo. Todo este acontecer histórico de la manifestación de Dios está recogido en los libros sagrados de la Biblia. En este conjunto de libros no sólo se recoge las diferentes intervenciones de Dios en la historia, sino también la enseñanza que comunica a su pueblo para que viva una vida santa; una sabiduría que influirá positivamente en la vida del pueblo de Israel y, con el tiempo, en el mundo entero.

La historia de Israel ejemplifica la traición y rebelión de los hombres ante la iniciativa amorosa de Dios y al mismo tiempo pone en evidencia la constante fidelidad divina. La promesa de un salvador se cumplirá en Cristo Jesús.

Jesús, el Hijo de Dios, se hace presente en la historia para llevar a cabo la misión encomendada por el Padre. En Jesucristo se cumple el deseo de felicidad que el hombre descubre en su corazón.

Jesús no sólo desvela el misterio humano y lo lleva a su plenitud, sino que manifiesta el misterio de Dios, nos hace conocer que el verdadero Dios es comunión: Dios uno y trino.

Aquellos que participan de la vida de Cristo forman la Iglesia, que es la gran familia de Dios. Continuamente generada por la acción de Jesucristo a través de los sacramentos, se pone en el mundo como inicio de un mundo nuevo, de una cultura nueva. La Iglesia es la prolongación de Cristo en el tiempo y el espacio. Sólo en ella la persona humana se encuentra con el Jesucristo vivo.

La vida eclesial es alimentada y servida mediante los diferentes sacramentos instituidos por Jesucristo, está ritmada por los tiempos litúrgicos, se expresa en la oración comunitaria y la caridad, fructifica en la generación de una civilización del amor.

Estos cuatro bloques que compone la asignatura de religión católica incluyen conceptos, procedimientos y actitudes, que permite el conocimiento de sí mismo, de la realidad y de los problemas que ésta plantea. Por ello, los contenidos generales de la asignatura contribuyen a la consecución de los objetivos propuestos para las diferentes etapas.

Este currículo se vale de los elementos cristianos presentes en el entorno del alumnado, las imágenes y símbolos, el lenguaje y otros recursos, para la comprensión de la religiosidad propia de cada etapa evolutiva. Se desarrolla así la competencia en comunicación lingüística, que se sirve del lenguaje que conforma la cultura y tradición que se transmite de una a otra generación. Así, el lenguaje bíblico y su riqueza de expresión y simbología, el lenguaje doctrinal y su precisión conceptual, analítica y argumental y el lenguaje litúrgico y su cercanía al lenguaje de los símbolos del pueblo cristiano, ayudarán al desarrollo de esta competencia en los estudiantes. Sin olvidar la singularidad que esta asignatura aporta a la dimensión de escucha de la comunicación.

Asimismo, la enseñanza escolar de la religión católica favorece el desarrollo de la responsabilidad personal y social y de las demás virtudes cívicas, para el bien común de la sociedad, contribuyendo así a la adquisición de las competencias sociales y cívicas. Esta educación de la dimensión moral y social de la persona, favorecerá la maduración de una corresponsabilidad, el ejercicio de la solidaridad, de la libertad, de la justicia y de la caridad.

Por otra parte, la religión católica aporta a la competencia cultural y artística el significado y valoración crítica de tantas obras de nuestro entorno, motivando el aprecio por la propia cultura y la estima adecuada de otras tradiciones culturales y religiosas. La cultura y la historia occidental, la propia historia, no pueden ser comprendidas y asumidas si se prescinde del hecho religioso presente siempre en la historia cultural de los pueblos. De igual modo, la expresión artística de la fe sigue colaborando en la actualidad al enriquecimiento de nuestro patrimonio cultural.

La competencia para la autonomía e iniciativa personal se desarrolla en el estudiante partiendo del verdadero conocimiento de sí mismo, de sus potencialidades, de su dignidad y de su sentido. La formación religiosa católica aporta a dicha competencia una cosmovisión que da sentido a la vida y, por tanto, a la cultura y a la identidad de la persona humana. Una cosmovisión que hace posible la formación integral del estudiante frente a visiones parciales.

En cuanto a los contenidos procedimentales, la asignatura de Religión católica forma de manera transversal en una serie de procedimientos fundamentales para la comprensión del hecho cristiano. Estos contenidos procedimentales se adquieren a lo largo del desarrollo curricular, colaborando así en la consecución de las competencias asignadas a los currículos de Educación Primaria. Concretamente los contenidos procedimentales de religión católica desarrollarán especialmente las siguientes competencias: Comunicación lingüística, Aprender a aprender, Competencias sociales y cívicas y Conciencia y expresiones culturales.

Los contenidos procedimentales básicos de la asignatura de religión católica son los siguientes.

Observación de la realidad. El hecho religioso nace de la apertura del ser humano a la realidad total. La asignatura de religión católica pretende colaborar en la formación de la dimensión natural que nace del asombro ante lo real y nos empuja a preguntas últimas sobre el sentido. Observar es más que ver y requiere de un entrenamiento en disposiciones específicas que no rehúyan las dimensiones espirituales de lo real.

Búsqueda de información, manejo e interpretación de fuentes bíblicas. El estudio del cristianismo requiere el manejo de las Sagradas Escrituras y textos referidos a las mismas que forman parte del corpus teológico acumulado a lo largo de la historia.

Reflexión Crítica. El desarrollo de la asignatura ayuda a conocer la génesis de las ideas dominantes, a detectar prejuicios frente a la verdad, a examinar con profundidad las propias ideas y sentimientos fundamentales.

Exposición y argumentación respetuosa de las creencias religiosas propias y ajenas. La asignatura de religión católica contribuye a la formación de competencias que permitan exponer y defender la racionalidad de las propias creencias religiosas y el respeto por las ajenas.

Por último, hay que destacar que la asignatura contribuye a la consecución de contenidos de carácter actitudinal que son coherentes con los objetivos básicos de cada etapa. Permite conocer y apreciar los valores y normas básicas de convivencia; desarrollar hábitos de trabajo y esfuerzo y de responsabilidad en el estudio; la confianza en sí mismo para un desarrollo adecuado de la personalidad. También favorece de manera directa la adquisición de habilidades para la prevención y resolución pacífica de todo tipo de conflictos y el conocimiento, comprensión y respeto de las diferentes culturas, así como de las diferencias entre personas, la igualdad de derechos y oportunidades de hombres y mujeres y la no discriminación.

Orientaciones de metodología didáctica

La normativa educativa derivada de la LOMCE define metodología didáctica como: «conjunto de estrategias, procedimientos y acciones organizadas y planificadas por el profesorado, de manera consciente y reflexiva, con la finalidad de posibilitar el aprendizaje del alumnado y el logro de los objetivos planteados» (Real Decreto 126/2014, de 28 de febrero.

En este sentido la asignatura de Religión Católica utilizará una metodología que respetará los siguientes principios:

Reconocimiento del rol del docente. El docente es pieza clave en la elaboración e implementación de actividades de aula ajustadas al grupo concreto que está enseñando. Su formación resulta, por lo tanto, fundamental a la hora de garantizar el éxito del proceso de aprendizaje.

Adaptación al ámbito emocional y cognitivo de los estudiantes respetando el desarrollo psicoevolutivo propio de cada etapa. Esta atención permitirá combinar de manera adecuada lo concreto y lo abstracto, el trabajo individual y el grupal, lo manipulativo, experiencial y visual con los aspectos conceptuales.

Respeto por los ritmos y estilos de aprendizaje de los estudiantes. No todos los estudiantes son iguales, no todos aprenden a la misma velocidad ni utilizan las mismas estrategias. La atención a la diversidad y el desarrollo de la inclusión comienza en la asunción de este principio fundamental.

Consideración de la dimensión humanista. Todos los aprendizajes estarán al servicio de la formación humana. La asignatura de religión, desde su clave personalizadora, requiere que todo tipo de aprendizajes, instrumentales, cognitivos, actitudinales, socio afectivos no sean considerados fin en sí mismos sino que estén al servicio de la formación integral del ser humano.

Respeto por la curiosidad e inquietudes de los estudiantes. Consideración de los intereses y expectativas de los estudiantes así como de los conocimientos previos, de manera que se garantice un aprendizaje significativo.

Seguimiento de los criterios de evaluación educativa. Para facilitar el cumplimiento de estos principios metodológicos se aplicará una evaluación continua, global y formativa a lo largo del proceso de enseñanza y aprendizaje; y sumativa al final del proceso, de manera que se evalúe el nivel de logro alcanzado. La evaluación objetiva garantizará una valoración adecuada de la dedicación, esfuerzo y rendimiento de todos los estudiantes.

Desarrollo del aprendizaje en equipo y/o cooperativo. El estudio y reflexión del cristianismo, por su intrínseca dimensión comunitaria, es una asignatura adecuada para desarrollar el trabajo en equipo y el aprendizaje cooperativo.

Utilización educativa de los recursos tecnológicos. La enseñanza de la religión promoverá la utilización de la tecnología de la información y la comunicación no sólo de una manera instrumental, que resulte útil al estudiante en la búsqueda de información o en la resolución de problemas planteados en la clase, sino procurando su integración en la vida del sujeto y su uso ético. Las redes sociales o las herramientas de construcción y manipulación de imágenes, por ejemplo, son instrumentos que permiten nuevas formas de expresión de la cultura y la identidad personal que hay que aprender a dominar.

Religión Católica

1.º curso

Contenidos

Criterios de evaluación

Estándares de aprendizaje evaluables

Bloque 1. El sentido religioso del hombre

La creación como regalo de Dios.

El hombre, obra maestra de la creación.

La comunicación del hombre con Dios.

1. Identificar y valorar la creación como acto de amor de Dios al hombre.

2. Reconocer la relación intrínseca que existe entre Dios y el hombre.

3. Conocer que la persona es un ser capaz de hablar con Dios.

1.1 Conoce, respeta y cuida la obra creada.

1.2 Expresa con palabras propias el asombro por lo que Dios hace.

2.1 Identifica y enumera los cuidados que recibe en su vida como don de Dios.

3.1 Conoce y aprecia a través de modelos bíblicos que el hombre es capaz de hablar con Dios.

3.2 Memoriza y reproduce fórmulas sencillas de petición y agradecimiento.

Bloque 2. La revelación: Dios interviene en la historia

Dios acompaña al hombre en la historia.

Dios habla a los hombres como amigos.

1. Reconocer y apreciar la relación paterno-filial entre Dios y el hombre.

1.1 Conoce y valora que Dios habla a Abraham y Moisés para ser su amigo.

1.2 Señala y representa las características de la amistad de Dios con el hombre: cuidado, protección, acompañamiento, colaboración, etc.

Bloque 3. Jesucristo, cumplimiento de la Historia de la Salvación

Jesús, el hijo de Dios se hace hombre, vive y crece en una familia.

Acontecimientos y lugares geográficos importantes en la vida de Jesús.

Jesús murió para nuestra salvación.

1. Relacionar lugares y acontecimientos en los que Dios ha expresado su amor por los hombres en la vida de Jesús.

2. Conocer y ordenar los principales momentos de la pasión y muerte de Jesús.

1.1 Nombra y asocia, lugares y acontecimientos importantes de la vida de Jesús.

2.1 Nombra y secuencia representaciones gráficas de los momentos esenciales de la pasión, muerte y resurrección de Jesús.

Bloque 4. Permanencia de Jesucristo en la historia: la Iglesia

La Iglesia, familia de Jesús.

Espacio y tiempo sagrado en la Iglesia.

El domingo, día dedicado al Señor.

1. Reconocer que los cristianos formamos una familia.

2. Distinguir los espacios y tiempos sagrados de otros lugares y tiempos.

3. Subrayar los elementos distintivos del domingo como día especial.

1.1 Asocia las características de la familia de la Iglesia con las de su familia.

2.1 Expresa el respeto al templo como lugar sagrado.

3.1 Conoce y expresa el sentido del domingo.

Religión Católica

2.º curso

Contenidos

Criterios de evaluación

Estándares de aprendizaje evaluables

Bloque 1. El sentido religioso del hombre

Dios, padre de la humanidad, quiere nuestra felicidad.

Dios crea al hombre para ser su amigo. El Paraíso como signo de amistad.

1. Identificar en la propia vida el deseo de ser feliz.

2. Reconocer la incapacidad de la persona para alcanzar por sí mismo la felicidad.

3. Apreciar la bondad de Dios Padre que ha creado al hombre con este deseo de felicidad.

4. Entender el Paraíso como expresión de la amistad de Dios con la humanidad.

1.1 Toma conciencia y expresa los momentos y las cosas que le hacen feliz a él y a las personas de su entorno.

2.1 Descubre y nombra situaciones en las que necesita a las personas, y sobre todo a Dios, para vivir.

3.1 Valora y agradece que Dios le ha creado para ser feliz.

4.1 Lee y comprende el relato bíblico del Paraíso.

4.2 Identifica y representa gráficamente los dones que Dios hace al hombre en la creación.

4.3 Expresa, oral y gestualmente, de forma sencilla, la gratitud a Dios por su amistad.

Bloque 2. La revelación: Dios interviene en la historia

La Biblia narra lo que Dios ha hecho en la historia.

Dios actúa en la historia. La amistad de Dios con los Patriarcas.

Dios propone al hombre un camino de encuentro con Él.

1. Identificar la acción de Dios en la historia en relatos bíblicos.

2. Conocer y valorar en la vida de los Patriarcas los rasgos de Dios Padre: protección, cuidado y acompañamiento.

3. Reconocer y apreciar que Dios busca siempre la salvación del hombre.

1.1 Conoce, memoriza y reconstruye relatos bíblicos de la acción de Dios en la historia.

1.2 Selecciona y representa distintas escenas bíblicas de la acción de Dios en la historia.

2.1 Asocia expresiones y comportamientos de los Patriarcas en los relatos bíblicos a través de recursos interactivos.

2.2 Dramatiza momentos de la vida de los Patriarcas donde se exprese la protección, el cuidado y el acompañamiento de Dios.

3.1 Escucha y describe con sus palabras momentos en los que Dios ayuda al pueblo de Israel.

Bloque 3. Jesucristo, cumplimiento de la Historia de la Salvación

Dios elige a María para que Su hijo se haga hombre.

El Adviento, espera del cumplimiento de la promesa de salvación.

La Navidad: nacimiento del Salvador.

1. Conocer y valorar la respuesta de María a Dios.

2. Aprender el significado del tiempo de Adviento.

3. Identificar el significado profundo de la Navidad.

1.1 Lee y expresa, verbal o gráficamente, el relato de la Anunciación.

1.2 Dramatiza la misión de los personajes que intervienen en la Anunciación.

2.1 Identifica los signos de Adviento como tiempo de espera.

2.2 Reconoce y valora la necesidad de la espera como actitud cotidiana de la vida.

3.1 Conoce el relato del nacimiento de Jesús y descubre en la actitud y palabras de los personajes el valor profundo de la Navidad.

Bloque 4. Permanencia de Jesucristo en la historia: la Iglesia

El Bautismo: incorporación a la Iglesia.

La unidad eclesial: hijos de un mismo Padre.

Jesucristo santifica el tiempo: el año litúrgico.

1. Reconocer el Bautismo como medio para formar parte de la Iglesia.

2. Observar y comprender los signos presentes en la liturgia bautismal.

3. Tomar conciencia de que el Padre genera la unidad de la Iglesia.

4. Conocer el año litúrgico y sus tiempos.

1.1 Conoce y explica con sus palabras el sentido del Bautismo.

1.2 Identifica a los padres, padrinos, presbíteros, bautizados como pueblo generado por Jesús.

2.1 Asocia los elementos materiales del agua, la luz y el óleo con su significado sacramental.

3.1 Relaciona la unidad de la Iglesia con la unidad de los órganos de su propio cuerpo.

3.2 Señala en diferentes expresiones artísticas la representación de Dios como padre de todos.

4.1 Construye un calendario donde ubica los diferentes tiempos litúrgicos.

Religión Católica

3.º curso

Contenidos

Criterios de evaluación

Estándares de aprendizaje evaluables

Bloque 1. El sentido religioso del hombre

La realidad que nos rodea como don para nuestra felicidad.

Respuestas del hombre al don de Dios.

Ruptura del hombre con Dios: Adán y Eva.

1. Reconocer y valorar que sus padres, amigos y entorno son un don de Dios para su felicidad.

2. Tomar conciencia de que las acciones personales acercan o separan de Dios.

3. Comprender que la elección que hacen Adán y Eva es un rechazo al don de Dios.

1.1 Recuerda y narra experiencias recientes en las que ha descubierto que la familia, los amigos o el entorno son un regalo.

1.2 Enumera, describe y comparte situaciones, personas o cosas por las que está agradecido.

2.1 Distingue y enumera acciones personales que le hacen feliz o infeliz.

3.1 Lee, identifica y explica con sus palabras las consecuencias del rechazo de Adán y Eva al don de Dios, descritas en el relato bíblico.

Bloque 2. La revelación: Dios interviene en la historia

La vocación de Moisés para liberar a su pueblo.

La Alianza de Dios con el pueblo de Israel en el Sinaí.

El cuidado de Dios con su pueblo: signos de amistad (la nube, el maná, el agua…).

1. Descubrir la importancia de Moisés para la liberación del pueblo de Israel.

2. Reconocer las consecuencias de la Alianza de Dios con Israel.

3. Reconocer y valorar los signos de la amistad de Dios con su pueblo.

1.1 Aprende y ordena cronológicamente los principales hechos de la historia de Moisés.

1.2 Conoce y describe la misión de Moisés en el relato bíblico.

2.1 Expresa gráficamente momentos significativos de la tarea de Moisés para liberar al pueblo.

2.2 Conoce el contenido de la Alianza, identifica sus implicaciones y toma conciencia del sentido que pueden tener en la vida actual.

3.1 Diseña de manera ordenada viñetas que recojan los signos de la amistad de Dios durante la travesía de su pueblo por el desierto.

3.2 Se interesa y agradece los signos del cuidado de Dios en su vida: la salud, la familia, la escuela, los amigos.

Bloque 3. Jesucristo, cumplimiento de la Historia de la Salvación

El Bautismo de Jesús: comienzo de la misión.

La misión de Jesús es hacer felices a los hombres.

El seguimiento de Jesús. Diferentes respuestas a la llamada de Jesús.

1. Asociar el Bautismo de Jesús con el momento en el que inicia su vida pública.

2. Distinguir cómo Jesús hace felices a los hombres con sus gestos y acciones.

3. Comparar las diferentes respuestas de los amigos de Jesús a su llamada.

1.1 Narra los cambios que el Bautismo introduce en la vida de Jesús.

2.1 Descubre y subraya, en los relatos de milagros, los gestos y acciones de Jesús que hacen felices a los hombres.

2.2 Respeta y valora el comportamiento de Jesús con los pecadores.

3.1 Identifica y comenta algunas características diferenciales en las respuestas de las personas que llama Jesús en los relatos evangélicos.

Bloque 4. Permanencia de Jesucristo en la historia: la Iglesia

La Iglesia continuadora de la misión de Jesús.

Los cristianos expresan la amistad con Dios en el diálogo con Él y a través de su vida.

El Padrenuestro, signo de pertenencia a la comunidad cristiana.

1. Identificar y valorar las acciones de la Iglesia que continúan la misión de Jesús.

2. Señalar la oración como una forma de expresión de la amistad con Dios.

3. Descubrir rasgos de la amistad con Dios en la vida cotidiana.

4. Comprender que la oración del Padrenuestro expresa la pertenencia a la comunidad eclesial.

1.1 Busca testimonios de la acción misionera y caritativa de la Iglesia como continuidad de la misión de Jesús.

1.2 Crea relatos breves para expresar cómo la acción misionera, la caridad y los sacramentos ayudan a lograr la felicidad de las personas.

2.1 Compone textos que expresen el diálogo de la persona con Dios.

2.2 Recopila y pone en común con sus compañeros oraciones que la comunidad cristiana utiliza cotidianamente.

3.1 Observa y descubre en la vida de los santos manifestaciones de la amistad con Dios.

4.1 Explica significativamente el origen del Padrenuestro.

4.2 Reconstruye y dramatiza el contexto en el que Jesús entrega la oración del Padrenuestro a los discípulos.

Religión Católica

4.º curso

Contenidos

Criterios de evaluación

Estándares de aprendizaje evaluables

Bloque 1. El sentido religioso del hombre

La experiencia de pecado en los relatos de las religiones antiguas.

El perdón como necesidad del ser humano.

1. Descubrir en los relatos de las religiones antiguas la experiencia del pecado humano.

2. Identificar la necesidad del perdón para ser feliz.

1.1 Localiza y describe situaciones de pecado descubiertas en los relatos de las religiones antiguas.

1.2 Califica el tipo de pecado en situaciones de su entorno y las compara con las encontradas en los relatos de las religiones antiguas.

2.1 Recuerda y acepta situaciones personales o sociales que necesitan de perdón.

Bloque 2. La revelación: Dios interviene en la historia

El relato del pecado original: el hombre quiere suplantar a Dios.

Dios está siempre dispuesto al perdón.

Infidelidad a la misión encomendada por Dios en la historia de David.

David siente en su vida la necesidad de redención.

Dios fiel promete un Mesías.

1. Identificar el origen del pecado en algunos relatos bíblicos.

2. Conocer las características del perdón de Dios.

3. Memorizar momentos de la historia de David en los que abusa de la misión encomendada por Dios.

4. Descubrir y valorar la razón por la que David siente la necesidad de redención.

5. Aprender y recordar historias bíblicas en las que Dios promete el Mesías.

1.1 Ubica en el relato las frases que expresan la falta de colaboración en la tarea de Dios y el rechazo de la amistad con Él, y las aplica a situaciones actuales.

1.2 Recuerda y narra acontecimientos actuales en los que se ha rechazado la amistad con Dios.

2.1 Descubre y enumera las características del perdón de Dios en algunos relatos bíblicos.

3.1 Identifica y describe comportamientos de la vida del rey David que se oponen a la voluntad de Dios.

4.1 Compara la actitud de David con situaciones personales en las que ha sentido la necesidad de ser perdonado.

4.2 Reconoce y expresa artísticamente escenas de la historia de David en las que Dios le perdona. Muestra respeto por las intervenciones de sus compañeros.

5.1 Reconstruye y memoriza escenas bíblicas donde Dios hace la promesa del Mesías.

Bloque 3. Jesucristo, cumplimiento de la Historia de la Salvación

El perdón de Dios: acciones y parábolas de Jesús.

Amistad y preferencia de Jesús por los más débiles y necesitados.

Jesús cumple la voluntad del Padre: pasión y muerte de Jesús.

1. Comprender el significado de algunas parábolas del perdón.

2. Memorizar algunas de las acciones donde Jesús concede el perdón.

3. Reconocer la iniciativa de Jesús por los más necesitados y los enfermos.

4. Comprender y apreciar que, en su pasión y muerte, Jesús está cumpliendo la voluntad del Padre.

1.1 Analiza, comenta y crea relatos donde actualiza las parábolas del hijo pródigo y del fariseo y el publicano.

2.1 Visualiza, en obras de arte, escenas de perdón y las explica.

3.1 Busca, subraya y comenta rasgos de la preferencia de Jesús por los más necesitados y los enfermos, en los textos evangélicos.

4.1 Secuencia ordenadamente escenas de la Historia de la Pasión e identifica las palabras de Jesús que expresan su relación con el Padre.

4.2 Distingue y explica frases del relato de la oración del Huerto de los Olivos que expresan la obediencia de Jesús al Padre.

Bloque 4. Permanencia de Jesucristo en la historia: la Iglesia

El sacramento de la Reconciliación.

La celebración de la Eucaristía.

La Cuaresma: tiempo penitencial.

1. Explicar que a través del sacramento de la Reconciliación Dios concede el perdón.

2. Diferenciar signos y momentos de la celebración eucarística.

3. Conocer rasgos de la Cuaresma como tiempo penitencial.

1.1 Conoce y explica las condiciones para acoger el perdón de Dios.

1.2 Describe los pasos de la celebración del sacramento del Perdón.

2.1 Vincula símbolos, significados y momentos en la celebración eucarística.

3.1 Investiga y presenta con diversos recursos obras e instituciones de la Iglesia de carácter penitencial.

Religión Católica

5.º curso

Contenidos

Criterios de evaluación

Estándares de aprendizaje evaluables

Bloque 1. El sentido religioso del hombre

La persona humana ha sido creada con deseo de bien.

El ser humano siente alegría cuando realiza o recibe el bien.

1. Reconocer y estimar que Dios ha creado a la persona humana con deseo de bien.

2. Esforzarse por identificar que la adhesión al bien genera felicidad.

1.1 Localiza, a través de diversas fuentes, biografías que muestran el deseo humano del bien. Comparte con sus compañeros los rasgos más significativos.

2.1 Justifica críticamente las consecuencias que se derivan de hacer el bien.

2.2 Propone situaciones en la historia que manifiestan el beneficio de hacer el bien.

Bloque 2. La revelación: Dios interviene en la historia

Dios hace alianza con su pueblo.

Dios desea un pueblo santo: los diez mandamientos.

La Biblia: estructura y composición.

1. Interpretar el significado de la Alianza de Dios con el pueblo.

2. Comprender y respetar las características del pueblo que Dios quiere contenidas en el decálogo.

3. Distinguir y memorizar los distintos tipos de libros del Antiguo y Nuevo Testamento.

4. Explicar los diferentes autores y momentos de la historia en que se compuso la Biblia.

1.1 Define el término bíblico de Alianza.

1.2 Explica y sintetiza los rasgos característicos de la Alianza de Dios con su pueblo.

2.1 Clasifica y es consciente del contenido del decálogo.

2.2 Describe con sus palabras experiencias de su vida relacionadas con los mandamientos.

3.1 Nombra y clasifica los grupos de libros en el Antiguo y Nuevo Testamento.

4.1 Confecciona materiales para ubicar cronológicamente los principales libros de la Biblia.

Bloque 3. Jesucristo, cumplimiento de la Historia de la Salvación

El encuentro con Jesús desvela a la persona su verdadera identidad.

Los signos del reino: los milagros.

La resurrección: cumplimiento del plan salvífico de Dios.

1. Reconocer en relatos evangélicos el cambio que genera el encuentro con Jesús.

2. Conocer e Interpretar el significado de los milagros de Jesús como acción de Dios.

3. Comprender que Dios rescata a Jesús de la muerte.

1.1 Interpreta y aprecia el cambio que ha originado el encuentro con Jesús en algunos de los personajes que aparecen en los evangelios.

2.1 Selecciona, justifica la elección y explica por escrito el significado de algunos milagros.

2.2 Dramatiza con respeto algunos milagros narrados en los evangelios.

3.1 Señala afirmaciones de los testigos recogidas en los primeros capítulos de los Hechos de los Apóstoles donde se reconoce que la resurrección es acción de Dios.

3.2 Reconstruye utilizando las TIC los encuentros con el Resucitado que describen los relatos evangélicos.

3.3 Busca y explica signos y gestos de la comunidad cristiana donde se manifiesta la presencia de Jesús hoy.

Bloque 4. Permanencia de Jesucristo en la historia: la Iglesia

La Iglesia: ministerios y servicios.

La Eucaristía, renovación del sacrifico de Jesús en la cruz.

1. Conocer y respetar la composición de la Iglesia.

2. Identificar el vínculo que existe entre la Última Cena y la pasión, muerte y resurrección de Cristo.

1.1 Identifica y describe los rasgos y funciones de los diferentes miembros de la comunidad eclesial.

2.1 Explica y valora el significado de las palabras de Jesús en la Última Cena.

2.2 Asocia la celebración de la Eucaristía con las palabras y los gestos de Jesús en la Última Cena.

Religión Católica

6° curso

Contenidos

Criterios de evaluación

Estándares de aprendizaje evaluables

Bloque 1. El sentido religioso del hombre

La incapacidad del ser humano para ser feliz reclama la salvación.

La plenitud del ser humano está en la relación con Dios.

1. Evaluar circunstancias que manifiestan la imposibilidad de la naturaleza humana para alcanzar la plenitud.

2. Reconocer y aceptar la necesidad de un Salvador para ser feliz.

3. Interpretar signos, en distintas culturas, que evidencian que la plenitud humana se alcanza en la relación con Dios.

4. Reconocer que la relación con Dios hace a la persona más humana.

1.1 Identifica y juzga situaciones en las que reconoce la imposibilidad de ser feliz.

2.1 Busca, compara y comenta distintas expresiones del deseo humano de salvación en la literatura y música actuales.

3.1 Descubre y explica por qué los enterramientos, pinturas, ritos y costumbres son signos de la relación del hombre con la Divinidad.

4.1 Investiga y recoge acontecimientos de la historia donde se aprecia que el hecho religioso ha sido el motor de cambios para potenciar los derechos humanos, la convivencia, el progreso y la paz.

Bloque 2. La revelación: Dios interviene en la historia

El pueblo de Israel como depositario de la sabiduría de Dios.

Los libros Sapienciales enriquecen a la humanidad.

1. Descubrir y apreciar la riqueza de los textos sapienciales en la historia.

1.1 Identifica y valora expresiones recogidas en los libros sapienciales que enriquecen y mejoran a la persona.

1.2 Investiga y contrasta la sabiduría popular con expresiones de la sabiduría de Israel emitiendo un juicio personal.

1.3 Propone, dialogando con sus compañeros, situaciones y comportamientos donde se expresa la riqueza humana que aparece en los textos sapienciales.

Bloque 3. Jesucristo, cumplimiento de la Historia de la Salvación

Jesucristo, desvela al Padre.

Las tentaciones de Jesús: obstáculo al cumplimiento del plan de Dios.

Jesús envía a los discípulos para continuar con su misión salvífica.

1. Distinguir que a través Jesús encontramos a Dios.

2. Esforzarse por comprender que Jesús tiene que vencer obstáculos externos para realizar la voluntad de Dios.

3. Comprender que la misión de Jesús continua en la Iglesia.

1.1 Busca en los discursos del evangelio de Juan frases que expresan la relación de Jesús con el Padre y se esfuerza por comprender su significado.

1.2 Identifica y sintetiza los rasgos que Jesús desvela del Padre en los discursos del evangelio de Juan.

2.1 Extrapola las dificultades que tuvo Jesús en su vida para obedecer al Padre con situaciones que viven los seres humanos.

3.1 Localiza y explica la misión apostólica en las expresiones de Jesús recogidas en los evangelios sinópticos.

3.2 Construye un mapa comparativo de las acciones de Jesús y las de la Iglesia.

Bloque 4. Permanencia de Jesucristo en la historia: la Iglesia

Los sacramentos al servicio de la misión de la Iglesia: Confirmación, Orden y Matrimonio.

La Pascua, tiempo de resurrección. Los frutos de la resurrección de Jesús: la alegría y la paz.

Los cristianos, testigos de la resurrección.

1. Diferenciar la aportación de los sacramentos de servicio a la misión de la Iglesia.

2. Identificar los rasgos del tiempo litúrgico de la Pascua.

3. Reconocer y valorar el cambio de vida generado por el encuentro con el Resucitado.

1.1 Conoce y explica con ejemplos la razón por la que Confirmación, Orden y Matrimonio están al servicio de la Iglesia.

1.2 Aprende y diferencia los signos y momentos celebrativos de la Confirmación, el Orden y el Matrimonio.

2.1 Señala y explica los principales signos pascuales.

2.2 Crea una composición donde se exprese la alegría y la paz que experimentaron los discípulos al encontrarse con el Resucitado.

3.1 Selecciona testimonios de cristianos y justifica el cambio generado por el encuentro con el Resucitado.

ANEXO II

Religión Católica de la Educación Secundaria Obligatoria

La presencia de la enseñanza religiosa en la escuela responde, en primer lugar, a la importancia que esta asignatura tiene dentro de la educación para que el alumno pueda conseguir un desarrollo pleno e integral de su personalidad. La necesidad de sentido del ser humano es una evidencia a la que la escuela necesariamente debe dar respuesta. La educación de la dimensión religiosa es parte fundamental para la maduración de la persona. No podría existir una formación integral y, por tanto, una educación de calidad, si no se permitiese el desarrollo de todas las dimensiones inherentes al ser humano, entre las cuales se encuentra la religiosa. Esta capacidad básica de la persona adquiere su auténtico cumplimiento cuando se descubre el sentido de la vida. La enseñanza de la religión católica en los centros escolares ayudará a los estudiantes a ensanchar los espacios de la racionalidad y adoptar una actitud de apertura al sentido religioso de la vida, sea cual sea su manifestación concreta.

La Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 reconoce la libertad religiosa de personas y pueblos. Por su parte, la Constitución Española no sólo reconoce la libertad religiosa sino también garantiza «el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus convicciones» en el artículo 27.3. Un derecho que también forma parte de tratados internacionales reconocidos por España como el Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales en su artículo 13.3 y la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, artículo 14.3, entre otros.

La Iglesia, como se recoge en el número 2 de la Gravissimun Educationis, ha realizado continuos esfuerzos para favorecer que la formación religiosa se imparta en el ámbito escolar, como contribución decisiva a la formación integral de la persona. Por ese motivo, la Santa Sede suscribió un Acuerdo Internacional con el Estado Español sobre Enseñanza y Asuntos Sociales, firmado el 3 de enero de 1979, donde se otorga la competencia para elaborar el currículo de la asignatura de Religión y Moral Católica a la jerarquía eclesiástica (art. 6).

La enseñanza de la religión católica en la escuela responde a la necesidad de respetar y tener en cuenta el conjunto de valores y significados en los que la persona ha nacido como hipótesis explicativa de la realidad y que se denomina tradición.

Para ello, la religión católica pretende contribuir a la educación integral del estudiante en dos direcciones. Por una parte, responde a la dimensión religiosa de todo ser humano y, por otra, lo introduce en la realidad a la luz de una hipótesis ofrecida por una historia y una tradición. De este modo, se promueve el reconocimiento de un sentido de la existencia de una manera coherente con el propio desarrollo psico-evolutivo del alumnado.

La Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la Mejora de la Calidad Educativa, en el artículo 6.1, define el currículo como la regulación de los elementos que determinan los procesos de enseñanza y aprendizaje para cada una de las enseñanzas. Por ello, el contenido del currículo parte de la experiencia humana y se desarrolla de manera respetuosa con las etapas del desarrollo infantil y adolescente, colaborando, en este sentido, con los aprendizajes instrumentales y transversales propios de cada etapa educativa.

El desarrollo del currículo se estructura en cuatro grandes bloques que pretenden recoger el saber antropológico cristiano acumulado a lo largo de los siglos. Esos bloques parten del sentido religioso del hombre, continúan con el estudio de la revelación; Dios se manifiesta al hombre y lo hace en una historia concreta, con personajes y situaciones que el alumnado debe conocer y que contribuirán a su comprensión del mundo. Dicha revelación culmina en Jesucristo y el mensaje evangélico, centro del tercer bloque del currículo y eje vertebrador de la asignatura. Por último, se estudia la Iglesia como manifestación de la presencia continuada de Jesucristo en la historia. Conviene subrayar, por tanto, que lejos de una finalidad catequética o de adoctrinamiento, la enseñanza de la religión católica ilustra a los estudiantes sobre la identidad del cristianismo y la vida cristiana.

La estructura del currículo de Educación Secundaria intenta poner de manifiesto la profunda unidad y armonía de la iniciativa creadora y salvífica de Dios. El primer bloque parte de los datos más evidentes: la constatación de la realidad de las cosas y los seres vivos, de modo especial el hombre. Se nos impone su existencia como dato evidente. En un segundo paso, si la persona no se queda en el primer impacto o simple constatación de su existencia, tiene que reconocer que las cosas, los animales y el ser humano no se dan el ser a sí mismos. Luego Otro los hace ser, los llama a la vida y se la mantiene. Por ello, la realidad en cuanto tal es signo de Dios, habla de Su existencia.

La iniciativa creadora de Dios tiene una finalidad: establecer una relación de amistad con el hombre. Es decir, Dios ha creado al ser humano para que sea feliz en relación con Él. Los relatos bíblicos de la Creación y el Paraíso ejemplifican bellamente la finalidad de la creación de la persona y del mundo entero para su servicio. De su origen creatural y de su llamada a participar en la amistad con Dios surge su dignidad inviolable.

No obstante, el ser humano pretende apropiarse del don de Dios prescindiendo de Él. En esto consiste el pecado. Este rechazo de Dios tiene como consecuencia en el ser humano la imposibilidad de ser feliz. Dado que su naturaleza está hecha para el bien, su experiencia de mal y de límite le hace añorar la plenitud que él no puede darse por sí mismo y busca de algún modo restablecer la relación con Dios. Esta necesidad del bien, el deseo de Infinito que caracteriza al ser humano se expresa en las religiones como búsqueda del Misterio.

A esta búsqueda humana Dios responde manifestándose en la historia. Para ello, elige un hombre, Abrahán, del que formará el pueblo de Israel, con quien establece una alianza en el monte Sinaí. A través de hechos y palabras Dios irá dándose a conocer a los hombres de ese pueblo. Todo este acontecer histórico de la manifestación de Dios está recogido en los libros sagrados de la Biblia. En este conjunto de libros no sólo se recoge las diferentes intervenciones de Dios en la historia, sino también la enseñanza que comunica a su pueblo para que viva una vida santa; una sabiduría que influirá positivamente en la vida del pueblo de Israel y, con el tiempo, en el mundo entero.

La historia de Israel ejemplifica la traición y rebelión de los hombres ante la iniciativa amorosa de Dios y al mismo tiempo pone en evidencia la constante fidelidad divina. La promesa de un salvador se cumplirá en Cristo Jesús.

Jesús, el Hijo de Dios, se hace presente en la historia para llevar a cabo la misión encomendada por el Padre. En Jesucristo se cumple el deseo de felicidad que el hombre descubre en su corazón.

Jesús no sólo desvela el misterio humano y lo lleva a su plenitud, sino que manifiesta el misterio de Dios, nos hace conocer que el verdadero Dios es comunión: Dios uno y trino.

Aquellos que participan de la vida de Cristo forman la Iglesia, que es la gran familia de Dios. Continuamente generada por la acción de Jesucristo a través de los sacramentos, se pone en el mundo como inicio de un mundo nuevo, de una cultura nueva. La Iglesia es la prolongación de Cristo en el tiempo y el espacio. Sólo en ella la persona humana se encuentra con el Jesucristo vivo.

La vida eclesial es alimentada y servida mediante los diferentes sacramentos instituidos por Jesucristo, está ritmada por los tiempos litúrgicos, se expresa en la oración comunitaria y la caridad, fructifica en la generación de una civilización del amor.

Estos cuatro bloques que compone la asignatura de religión católica incluyen conceptos, procedimientos y actitudes, que permite el conocimiento de sí mismo, de la realidad y de los problemas que ésta plantea. Por ello, los contenidos generales de la asignatura contribuyen a la consecución de los objetivos propuestos para las diferentes etapas.

Este currículo se vale de los elementos cristianos presentes en el entorno del alumnado, las imágenes y símbolos, el lenguaje y otros recursos, para la comprensión de la religiosidad propia de cada etapa evolutiva. Se desarrolla así la competencia en comunicación lingüística, que se sirve del lenguaje que conforma la cultura y tradición que se transmite de una a otra generación. Así, el lenguaje bíblico y su riqueza de expresión y simbología, el lenguaje doctrinal y su precisión conceptual, analítica y argumental y el lenguaje litúrgico y su cercanía al lenguaje de los símbolos del pueblo cristiano, ayudarán al desarrollo de esta competencia en los estudiantes. Sin olvidar la singularidad que esta asignatura aporta a la dimensión de escucha de la comunicación.

Asimismo, la enseñanza escolar de la religión católica favorece el desarrollo de la responsabilidad personal y social y de las demás virtudes cívicas, para el bien común de la sociedad, contribuyendo así a la adquisición de las competencias sociales y cívicas. Esta educación de la dimensión moral y social de la persona, favorecerá la maduración de una corresponsabilidad, el ejercicio de la solidaridad, de la libertad, de la justicia y de la caridad.

Por otra parte, la religión católica aporta a la competencia cultural y artística el significado y valoración crítica de tantas obras de nuestro entorno, motivando el aprecio por la propia cultura y la estima adecuada de otras tradiciones culturales y religiosas. La cultura y la historia occidental, la propia historia, no pueden ser comprendidas y asumidas si se prescinde del hecho religioso presente siempre en la historia cultural de los pueblos. De igual modo, la expresión artística de la fe sigue colaborando en la actualidad al enriquecimiento de nuestro patrimonio cultural.

La competencia para la autonomía e iniciativa personal se desarrolla en el estudiante partiendo del verdadero conocimiento de sí mismo, de sus potencialidades, de su dignidad y de su sentido. La formación religiosa católica aporta a dicha competencia una cosmovisión que da sentido a la vida y, por tanto, a la cultura y a la identidad de la persona humana. Una cosmovisión que hace posible la formación integral del estudiante frente a visiones parciales.

En cuanto a los contenidos procedimentales, la asignatura de religión católica forma de manera transversal en una serie de procedimientos fundamentales para la comprensión del hecho cristiano. Estos contenidos procedimentales se adquieren a lo largo del desarrollo curricular, colaborando así en la consecución de las competencias asignadas a los currículos de ESO y Bachillerato. Concretamente los contenidos procedimentales de religión católica desarrollarán especialmente las siguientes competencias: Comunicación lingüística, Aprender a aprender, Competencias sociales y cívicas y Conciencia y expresiones culturales.

Los contenidos procedimentales básicos de la asignatura de religión católica son los siguientes.

Observación de la realidad. El hecho religioso nace de la apertura del ser humano a la realidad total. La asignatura de religión católica pretende colaborar en la formación de la dimensión natural que nace del asombro ante lo real y nos empuja a preguntas últimas sobre el sentido. Observar es más que ver y requiere de un entrenamiento en disposiciones específicas que no rehúyan las dimensiones espirituales de lo real.

Búsqueda de información, manejo e interpretación de fuentes bíblicas. El estudio del cristianismo requiere el manejo de las Sagradas Escrituras y textos referidos a las mismas que forman parte del corpus teológico acumulado a lo largo de la historia.

Reflexión Crítica. El desarrollo de la asignatura ayuda a conocer la génesis de las ideas dominantes, a detectar prejuicios frente a la verdad, a examinar con profundidad las propias ideas y sentimientos fundamentales.

Exposición y argumentación respetuosa de las creencias religiosas propias y ajenas. La asignatura de religión católica contribuye a la formación de competencias que permitan exponer y defender la racionalidad de las propias creencias religiosas y el respeto por las ajenas.

Por último, hay que destacar que la asignatura contribuye a la consecución de contenidos de carácter actitudinal que son coherentes con los objetivos básicos de cada etapa. Permite conocer y apreciar los valores y normas básicas de convivencia; desarrollar hábitos de trabajo y esfuerzo y de responsabilidad en el estudio; la confianza en sí mismo para un desarrollo adecuado de la personalidad. También favorece de manera directa la adquisición de habilidades para la prevención y resolución pacífica de todo tipo de conflictos y el conocimiento, comprensión y respeto de las diferentes culturas, así como de las diferencias entre personas, la igualdad de derechos y oportunidades de hombres y mujeres y la no discriminación.

Orientaciones de metodología didáctica

La normativa educativa derivada de la LOMCE define metodología didáctica como: «conjunto de estrategias, procedimientos y acciones organizadas y planificadas por el profesorado, de manera consciente y reflexiva, con la finalidad de posibilitar el aprendizaje del alumnado y el logro de los objetivos planteados» (Real Decreto 1105/2014, de 26 de diciembre).

En este sentido la asignatura de Religión Católica utilizará una metodología que respetará los siguientes principios:

Reconocimiento del rol del docente. El docente es pieza clave en la elaboración e implementación de actividades de aula ajustadas al grupo concreto que está enseñando. Su formación resulta, por lo tanto, fundamental a la hora de garantizar el éxito del proceso de aprendizaje.

Adaptación al ámbito emocional y cognitivo de los estudiantes respetando el desarrollo psicoevolutivo propio de cada etapa. Esta atención permitirá combinar de manera adecuada lo concreto y lo abstracto, el trabajo individual y el grupal, lo manipulativo, experiencial y visual con los aspectos conceptuales.

Respeto por los ritmos y estilos de aprendizaje de los estudiantes. No todos los estudiantes son iguales, no todos aprenden a la misma velocidad ni utilizan las mismas estrategias. La atención a la diversidad y el desarrollo de la inclusión comienza en la asunción de este principio fundamental.

Consideración de la dimensión humanista. Todos los aprendizajes estarán al servicio de la formación humana. La asignatura de religión, desde su clave personalizadora, requiere que todo tipo de aprendizajes, instrumentales, cognitivos, actitudinales, socio afectivos no sean considerados fin en sí mismos sino que estén al servicio de la formación integral del ser humano.

Respeto por la curiosidad e inquietudes de los estudiantes. Consideración de los intereses y expectativas de los estudiantes así como de los conocimientos previos, de manera que se garantice un aprendizaje significativo.

Seguimiento de los criterios de evaluación educativa. Para facilitar el cumplimiento de estos principios metodológicos se aplicará una evaluación continua, global y formativa a lo largo del proceso de enseñanza y aprendizaje; y sumativa al final del proceso, de manera que se evalúe el nivel de logro alcanzado. La evaluación objetiva garantizará una valoración adecuada de la dedicación, esfuerzo y rendimiento de todos los estudiantes.

Desarrollo del aprendizaje en equipo y/o cooperativo. El estudio y reflexión del cristianismo, por su intrínseca dimensión comunitaria, es una asignatura adecuada para desarrollar el trabajo en equipo y el aprendizaje cooperativo.

Utilización educativa de los recursos tecnológicos. La enseñanza de la religión promoverá la utilización de la tecnología de la información y la comunicación no sólo de una manera instrumental, que resulte útil al estudiante en la búsqueda de información o en la resolución de problemas planteados en la clase, sino procurando su integración en la vida del sujeto y su uso ético. Las redes sociales o las herramientas de construcción y manipulación de imágenes, por ejemplo, son instrumentos que permiten nuevas formas de expresión de la cultura y la identidad personal que hay que aprender a dominar.

Religión Católica

1.º curso

Contenidos

Criterios de evaluación

Estándares de aprendizaje evaluables

Bloque 1. El sentido religioso del hombre

La realidad creada y los acontecimientos son signo de Dios.

1. Reconocer y valorar que la realidad es don de Dios.

2. Identificar el origen divino de la realidad.

3. Contrastar el origen de la creación en los diferentes relatos religiosos acerca de la creación.

4. Diferenciar la explicación teológica y científica de la creación.

1.1 Expresa por escrito sucesos imprevisto en los que ha reconoce que la realidad es dada.

1.2 Evalúa, compartiendo con sus compañeros, sucesos y situaciones en las que queda de manifiesto que la realidad es don de Dios.

2.1 Argumenta el origen del mundo y la realidad como fruto del designio amoroso de Dios.

3.1 Relaciona y distingue, explicando con sus palabras, el origen de la creación en los relatos míticos de la antigüedad y el relato bíblico.

4.1 Conoce y señala las diferencias entre la explicación teológica y científica de la creación.

4.2 Respeta la autonomía existente entre las explicaciones, teológica y científica, de la creación.

Bloque 2. La revelación: Dios interviene en la historia

La historia de Israel: elección, alianza, monarquía y profetismo.

1. Conocer, contrastar y apreciar los principales acontecimientos de la historia de Israel.

2. Señalar e identificar los diferentes modos de comunicación que Dios ha usado en las distintas etapas de la historia e Israel.

3. Distinguir y comparar el procedimiento con el que Dios se manifiesta en las distintas etapas de la historia de Israel.

1.1 Conoce, interpreta y construye una línea del tiempo con los principales acontecimientos y personajes de la historia de Israel.

1.2 Muestra interés por la historia de Israel y dialoga con respeto sobre los beneficios de esta historia para la humanidad.

2.1 Busca relatos bíblicos y selecciona gestos y palabras de Dios en los que identifica la manifestación divina.

3.1 Recuerda y explica constructivamente, de modo oral o por escrito, acciones que reflejan el desvelarse de Dios para con el pueblo de Israel.

Bloque 3. Jesucristo, cumplimiento de la Historia de la Salvación

La divinidad y humanidad de Jesús.

Los evangelios: testimonio y anuncio.

Composición de los evangelios.

1. Distinguir en Jesús los rasgos de su naturaleza divina y humana.

2. Identificar la naturaleza y finalidad de los evangelios.

3. Conocer y comprender el proceso de formación de los evangelios.

1.1 Identifica y clasifica de manera justificada las diferencias entre la naturaleza divina y humana de Jesús en los relatos evangélicos.

1.2 Se esfuerza por comprender las manifestaciones de ambas naturalezas expresadas en los relatos evangélicos.

2.1 Reconoce a partir de la lectura de los textos evangélicos los rasgos de la persona de Jesús y diseña su perfil.

3.1 Ordena y explica con sus palabras los pasos del proceso formativo de los evangelios.

Bloque 4. Permanencia de Jesucristo en la historia: la Iglesia

La Iglesia, presencia de Jesucristo en la historia.

El Espíritu Santo edifica continuamente la Iglesia.

1. Comprender la presencia de Jesucristo hoy en la Iglesia.

2. Reconocer que la acción del Espíritu Santo da vida a la Iglesia.

1.1 Señala y explica las distintas formas de presencia de Jesucristo en la Iglesia: sacramentos, palabra de Dios, autoridad y caridad.

2.1 Conoce y respeta que los sacramentos son acción del Espíritu para construir la Iglesia.

2.2 Asocia la acción del espíritu en los sacramentos con las distintas etapas y momentos de la vida.

2.3 Toma conciencia y aprecia la acción del Espíritu para el crecimiento de la persona.

Religión Católica

2.º curso

Contenidos

Criterios de evaluación

Estándares de aprendizaje evaluables

Bloque 1. El sentido religioso del hombre

La persona humana, criatura de Dios libre e inteligente.

El fundamento de la dignidad de la persona.

El ser humano colaborador de la creación de Dios.

1. Establecer diferencias entre el ser humano creado a imagen de Dios y los animales.

2. Relaciona la condición de criatura con el origen divino.

3. Explicar el origen de la dignidad del ser humano como criatura de Dios.

4. Entender el sentido y la finalidad de la acción humana.

1.1 Argumenta la dignidad del ser humano en relación a los otros seres vivos.

2.1 Distingue y debate de forma justificada y respetuosa el origen del ser humano.

3.1 Valora, en situaciones de su entorno, la dignidad de todo ser humano con independencia de las capacidades físicas, cognitivas, intelectuales, sociales, etc.

4.1 Clasifica acciones del ser humano que respetan o destruyen la creación.

4.2 Diseña en pequeño grupo un plan de colaboración con su centro educativo en el que se incluyan al menos cinco necesidades y las posibles soluciones que el propio grupo llevaría a cabo.

Bloque 2. La revelación: Dios interviene en la historia

La aceptación de la revelación: La fe.

Origen, composición e interpretación de los Libros Sagrados.

1. Conocer y aceptar que Dios se revela en la historia.

2. Comprender y valorar que la fe es la respuesta a la iniciativa salvífica de Dios.

3. Conocer y definir la estructura y organización de la Biblia.

4. Conocer y respetar los criterios del magisterio de la Iglesia en torno a la interpretación bíblica.

5. Reconocer en la inspiración el origen de la sacralidad del texto bíblico.

1.1 Busca y elige personajes significativos del pueblo de Israel e identifica y analiza la respuesta de fe en ellos.

2.1 Se interesa por conocer y valora la respuesta de fe al Dios que se revela.

3.1 Identifica, clasifica y compara las características fundamentales de los Libros Sagrados mostrando interés por su origen divino.

4.1 Lee, localiza y esquematiza los criterios recogidos en la Dei Verbum en torno a la interpretación de la Biblia valorándolos como necesarios.

5.1 Distingue y señala en textos bíblicos la presencia de un Dios que se comunica, justificando en el grupo la selección de los textos.

5.2 Conoce y justifica por escrito la existencia en los Libros Sagrados del autor divino y el autor humano.

Bloque 3. Jesucristo, cumplimiento de la Historia de la Salvación

Dios se revela en Jesucristo. Dios uno y trino.

El Credo, síntesis de la acción salvífica de Dios en la historia.

1. Mostrar interés por reconocer el carácter relacional de la Divinidad en la revelación de Jesús.

2. Vincular el sentido comunitario de la Trinidad con la dimensión relacional humana.

3. Descubrir el carácter histórico de la formulación de Credo cristiano.

4. Reconocer las verdades de la fe cristina presentes en el Credo.

1.1 Conoce y describe las características del Dios cristiano.

1.2 Lee relatos mitológicos, localiza rasgos de las divinidades de las religiones politeístas y los contrasta con las características del Dios cristiano.

2.1 Reconoce, describe y acepta que la persona humana necesita del otro para alcanzar su identidad a semejanza de Dios.

3.1 Confeccionar materiales donde se expresan los momentos relevantes de la historia salvífica y los relaciona con las verdades de fe formuladas en el Credo.

4.1 Clasifica las verdades de fe contenidas en el Credo y explica su significado.

Bloque 4. Permanencia de Jesucristo en la historia: la Iglesia

Expansión de la iglesia, las primeras comunidades.

Las notas de la Iglesia.

1. Comprender la expansión del cristianismo a través de las primeras comunidades cristianas.

2. Justificar que la Iglesia es una, santa, católica y apostólica.

1.1 Localiza en el mapa los lugares de origen de las primeras comunidades cristianas y describe sus características.

1.2 Reconstruye el itinerario de los viajes de San Pablo y explica con sus palabras la difusión del cristianismo en el mundo pagano.

2.1 Describe y valora la raíz de la unidad y santidad de la Iglesia.

2.2 Elabora materiales, utilizando las tecnologías de la información y la comunicación, donde se refleja la universalidad y apostolicidad de la Iglesia.

Religión Católica

3.º curso

Contenidos

Criterios de evaluación

Estándares de aprendizaje evaluables

Bloque 1. El sentido religioso del hombre

La naturaleza humana desea el Infinito.

La búsqueda de sentido en la experiencia de la enfermedad, la muerte, el dolor, etc.

1. Reconocer el deseo de plenitud que tiene la persona.

2. Comparar razonadamente distintas respuestas frente a la finitud del ser humano.

1.1 Expresa y comparte en grupo situaciones o circunstancias en las que reconoce la exigencia humana de felicidad y plenitud.

2.1 Analiza y valora la experiencia personal frente a hechos bellos y dolorosos.

2.2 Selecciona escenas de películas o documentales que muestran la búsqueda de sentido.

Bloque 2. La revelación: Dios interviene en la historia

La ruptura del hombre con Dios por el pecado.

El relato bíblico del pecado original.

1. Descubrir que el pecado radica en el rechazo a la intervención de Dios en la propia vida.

2. Distinguir la verdad revelada del ropaje literario en el relato del Génesis.

1.1 Identifica, analiza y comenta situaciones actuales donde se expresa el pecado como rechazo o suplantación de Dios.

2.1 Analiza el texto sagrado diferenciando la verdad revelada del ropaje literario y recrea un relato de la verdad revelada sobre el pecado original con lenguaje actual.

Bloque 3. Jesucristo, cumplimiento de la Historia de la Salvación

La persona transformada por el encuentro con Jesús.

1. Reconocer y apreciar que el encuentro con Cristo cambia la forma de comprender el mundo, la historia, la realidad, las personas, etc.

2. Comprender que la pertenencia a Cristo conlleva una nueva forma de comportarse en la vida.

1.1 Busca y selecciona biografía de conversos.

1.2 Expresa juicios respetuosos sobre la novedad que el encuentro con Cristo ha introducido en la forma de entender el mundo, según las biografías seleccionadas.

2.1 Crea y comparte textos, videos clip, cortos, para describir las consecuencias que en la vida de los cristianos ha supuesto el encuentro con Cristo.

Bloque 4. Permanencia de Jesucristo en la historia: la Iglesia

La Iglesia, lugar de encuentro con Cristo.

Experiencia de plenitud en el encuentro con Cristo.

La experiencia de fe genera una cultura.

1. Tomar conciencia del vínculo indisoluble entre el encuentro con Cristo y la pertenencia a la Iglesia.

2. Valorar críticamente la experiencia de plenitud que promete Cristo.

3. Identificar en la cultura la riqueza y la belleza que genera la fe.

1.1 Busca, selecciona y presenta justificando la experiencia de una persona que ha encontrado a Cristo en la Iglesia.

2.1 Escucha testimonios de cristianos y debate con respeto acerca de la plenitud de vida que en ellos se expresa.

3.1 Demuestra mediante ejemplos previamente seleccionados que la experiencia cristiana ha sido generadora de cultura a lo largo de la historia.

3.2 Defiende de forma razonada la influencia de la fe en el arte, el pensamiento, las costumbres, la salud, la educación, etc.

Religión Católica

4.º curso

Contenidos

Criterios de evaluación

Estándares de aprendizaje evaluables

Bloque 1. El sentido religioso del hombre

Las religiones: búsqueda del sentido de la vida.

Plenitud en la experiencia religiosa: la revelación de Dios en la historia.

1. Aprender y memorizar los principales rasgos comunes de las religiones.

2. Comparar y distinguir la intervención de Dios en la historia de los intentos humanos de respuesta a la búsqueda de sentido.

1.1 Identifica y clasifica los rasgos principales (enseñanza, comportamiento y culto) en las religiones monoteístas.

1.2 Busca información y presenta al grupo las respuestas de las distintas religiones a las preguntas de sentido.

2.1 Razona por qué la revelación es la plenitud de la experiencia religiosa.

2.2 Analiza y debate las principales diferencias entre la revelación de Dios y las religiones.

Bloque 2. La revelación: Dios interviene en la historia

La fidelidad de Dios a la alianza con el ser humano.

La figura mesiánica del Siervo de Yhwh.

1. Reconocer y valorar las acciones de Dios fiel a lo largo de la historia.

2. Comparar y apreciar la novedad entre el Mesías sufriente y el Mesías político.

1.1 Identifica y aprecia la fidelidad permanente de Dios que encuentra en la historia de Israel.

1.2 Toma conciencia y agradece los momentos de su historia en los que reconoce la fidelidad de Dios.

2.1 Identifica, clasifica y compara los rasgos del Mesías sufriente y el Mesías político.

2.2 Se esfuerza por comprender la novedad del Mesías sufriente como criterio de vida.

Bloque 3. Jesucristo, cumplimiento de la Historia de la Salvación

La llamada de Jesús a colaborar con Él genera una comunidad.

1. Descubrir la iniciativa de Cristo para formar una comunidad que origina la Iglesia.

2. Conocer y apreciar la invitación de Jesús a colaborar en su misión.

1.1 Localiza, selecciona y argumenta en textos evangélicos la llamada de Jesús.

2.1 Lee de manera comprensiva un evangelio, identifica y describe la misión salvífica de Jesús.

2.2 Busca e identifica personas que actualizan hoy la misión de Jesús y expone en grupo por qué continúan la misión de Jesús.

Bloque 4. Permanencia de Jesucristo en la historia: la Iglesia

La pertenencia a Cristo en la Iglesia ilumina todas las dimensiones del ser humano.

La autoridad eclesial al servicio de la verdad.

La misión del cristiano en el mundo: construir la civilización del amor.

1. Descubrir y valorar que Cristo genera una forma nueva de usar la razón y la libertad, y de expresar la afectividad de la persona.

2. Distinguir que la autoridad está al servicio de la verdad.

3. Relacionar la misión del cristiano con la construcción del mundo.

1.1 Elaborar juicios a partir de testimonios que ejemplifiquen una forma nueva de usar la razón y la libertad y de expresar la afectividad.

1.2 Adquiere el hábito de reflexionar buscando el bien ante las elecciones que se le ofrecen.

1.3 Es consciente de las diferentes formas de vivir la afectividad y prefiere la que reconoce como más humana.

2.1 Identifica personas que son autoridad en su vida y explica cómo reconoce en ellas la verdad.

2.2 Reconoce y valora en la Iglesia distintas figuras que son autoridad, por el servicio o por el testimonio.

2.3 Localiza y justifica tres acontecimientos de la historia en los que la Iglesia ha defendido la verdad del ser humano.

3.1 Investiga y debate sobre las iniciativas eclesiales de su entorno que colaboran en la construcción de la civilización del amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *