Lexureditorial.com: abogados, consultas, legislación, derecho, BOE,foros, etc.
LexurEditorial.com: más de 10 años de Derecho online

Contactar Aviso legal Buscar Portada

Quieres recibir gratis
Todo el Derecho en Internet nuestro
        boletín jurídico?

Noticias jurídicas

Foros de ayuda y consulta

BOE diario

Legislación nacional y autonómica

Noticias jurídicas

La Audiencia de Madrid comenzará mañana la repetición del juicio por las escuchas ilegales del CESID

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

El ex director general del CESID Emilio Alonso Manglano y el ex jefe de operaciones del centro de inteligencia Juan Alberto Perote volverán a sentarse en el banquillo de los acusados el próximo lunes, en el segundo juicio que se celebrará en la Audiencia Provincial de Madrid por el caso denominado "escuchas del CESID", tras la anulación del primero por el Tribunal Constitucional.

El 29 de marzo de 2004, el alto Tribunal anuló la sentencia de la Sección Quince de la Audiencia de Madrid, de 26 de mayo de 1999, que condenó a seis meses de arresto y ocho años de inhabilitación al teniente general Alonso Manglano y al ex coronel Perote por un delito de interceptación ilegal de conversaciones telefónicas.

Los cinco agentes del CESID que también se sentarán en el banquillo, y que fueron condenados en la primera sentencia a cuatro meses de prisión y seis años de inhabilitación, son Julio López Borrero, Juan Miguel Nieto Rodríguez, José María Vida Molina, Visitación Patiño Galán y Francisco Vallejo Galán. Todos ellos pertenecían a la citada institución en la época de los hechos, entre 1983 y 1991.

PETICIÓN DE LA FISCALÍA.

En el nuevo juicio, que se celebrará ante la Sección Segunda de la Audiencia de Madrid, la Fiscalía sólo pide condena, de cinco meses de arresto y nueve años de inhabilitación, para Juan Alberto Perote, y solicita la libre absolución para el resto de imputados. Pero el resto de acusaciones particulares sí piden diferentes penas para los demás acusados.

El tribunal ha fijado la celebración del nuevo juicio entre los días 21 de febrero y 10 de marzo de 2005, a lo largo de doce sesiones. Aparte de Manglano y Perote, están acusados cinco técnicos del CESID, por la interceptación ilegal de conversaciones del Rey, políticos, periodistas y empresarios entre 1983 y 1991.

El tribunal se ha atenido en cuanto a la aceptación o rechazo de pruebas propuestas por las partes a lo que hizo la Sección Quince de la Audiencia madrileña en enero de 1999, con motivo del primer juicio. Unicamente se ha quedado fuera de la lista de testigos el ex presidente del Real Madrid Ramón Mendoza, por fallecimiento, y se establece la previsión de tomar declaración a Enrique Múgica en su despacho oficial por ser Defensor del Pueblo.

GONZALEZ Y SERRA

En su auto de enero de 1999, hecho suyo ahora por el tribunal, se desestimó la declaración como testigos en el juicio del ex presidente del Gobierno socialista Felipe González, del ex director general del CESID Javier Calderón, de los ex ministros de Defensa Alberto Oliart (UCD), Julián García Vargas y Narcís Serra (PSOE), del ex ministro de Exteriores Javier Solana (PSOE) y del ex diputado del PP Luis Ranallo. Se justificó la decisión en que sus testimonios no se consideraban relevantes para la causa.

Según la primera sentencia dictada en este caso, el Gabinete de Escuchas del CESID intervino ilegalmente conversaciones del Rey Juan Carlos, los ex ministros socialistas Francisco Fernández Ordóñez, José Barrionuevo y Enrique Múgica, el ex vocal del Consejo del Poder Judicial y ex diputado de IU Pablo Castellano, Ramón Mendoza, el empresario José María Ruiz-Mateos, la Asociación Civil de Dianética o "Iglesia de la Cienciología", y el periodista Jaime Campmany, que fue quien denunció el caso.

El Constitucional anuló esta resolución al estimar falta de imparcialidad en los tres jueces de la Sección Quince de la Audiencia de Madrid que vieron el caso, ya que se habían contaminado al dictar el auto que ordenó reabrir la causa. El alto tribunal ordenó repetir el juicio con una nueva Sala que no tuviera comprometida su imparcialidad.