Noticias jurídicas

El TC establece que negarse a la prueba biológica no basta para atribuir la paternidad

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

La Sala Segunda del Tribunal Constitucional ha dictado una sentencia en la que establece que la negativa a someterse a la prueba biológica de paternidad no es prueba suficiente para atribuir un hijo extramatrimonial a nadie. El Constitucional anula una sentencia de la Sala Civil del Tribunal Supremo que declaró la paternidad de un hombre únicamente porque no quiso pasar la prueba biológica.

El Constitucional ha concedido el amparo a una persona debido a que el Supremo no tuvo en cuenta el resto de pruebas practicadas en el proceso, que desvelaban que entre el hombre y la mujer que le reclamaba la paternidad de su hijo menor no había constancia de la existencia, no ya de una relación sexual, sino ni siquiera de una amistad.

El TC destaca que la negativa a la prueba biológica no es base suficiente para condenar a quien lo hace, aunque constituya un indicio valioso que, puesto en relación con las demás pruebas practicadas en el proceso, permite declarar la paternidad pretendida.

En este caso, el Constitucional, de acuerdo con el fiscal, señala que el Supremo ha vulnerado los derechos del recurrente a la tutela judicial efectiva y a la igualdad en la aplicación de la Ley, ya que se apartó de su propia jurisprudencia en la materia, por lo que ordena al TS que dicte una nueva sentencia respetuosa con esos derechos.

Según los hechos probados, la madre, en representación y en beneficio de su hijo menor de edad, interpuso una demanda contra el supuesto padre, en la que le reclamaba la filiación extramatrimonial del menor. En el proceso se admitieron y practicaron las diferentes pruebas solicitadas por el demandante, salvo la pericial biológica, a la que el recurrente en amparo no aceptó someterse.

Tanto el Juzgado de Primera Instancia número 17 de Madrid, como la Audiencia Provincial de Madrid, rechazaron la demanda. La Audiencia destacó que "no existe la menor prueba o indicio sobre la conducta del aquí demandado, ni de la necesaria existencia de relaciones sexuales entre la actora y este último, ni siquiera existe prueba alguna sobre el mantenimiento, al menos, entre ambos de una cierta amistad".

Sólo había constancia de que las dos personas se conocieron en 1983, años antes de que naciera el niño, en una reunión en la que había muchas personas y sin que haya pruebas de que después volvieran a verse. Por ello, la Audiencia de Madrid consideró que no era "injustificada" la decisión de de no someterse a la prueba de paternidad.

La Sala Civil del Tribunal Supremo, a la que recurrió la mujer, estimó su recurso y declaró que el menor era hijo no matrimonial del demandante de amparo, con la única prueba de que se había negado a la prueba biológica de paternidad. El Supremo sostuvo que se había atentado contra el derecho constitucional a la tutela judicial efectiva de la parte demandante al haberse negado a la práctica de la prueba biológica, así como al derecho a la igualdad sin discriminación que tiene el hijo menor de edad al impedir la declaración de paternidad.

La sentencia del Tribunal Constitucional, de la que ha sido ponente el magistrado Vicente Conde Martín de Hijas, precisa que el Tribunal Supremo declaró la paternidad con base "única" y "exclusivamente" en la negativa del supuesto padre a someterse a la prueba de paternidad acordada por el Juzgado de Primera Instancia "prescindiendo de cualquier consideración y valoración conjunta de esta negativa con el resto del material probatorio obrante en autos".


Síguenos en las redes sociales

Feed RSS Google+