Actualidad jurídica

Otra patada del Tribunal Supremo a la seguridad jurídica y la separación de poderes

La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo venía entendiendo que, para que tenga lugar la subrogación de un contrato de alquiler de renta antigua, era imprescindible el cumplimiento de los requisitos exigidos en el art. 16 LAU, que incluyen la comunicación por escrito del fallecimiento y de la identidad de la persona que tiene la voluntad de subrogarse.

Sin embargo, reunida nuevamente en pleno, la Sala considera que la doctrina anterior resulta excesivamente rígida y que no puede ser mantenida de manera inflexible sin atender en cada caso a las exigencias que imponga la buena fe.

A partir de ahora, cualquiera que esté sujeto a una obligación cuya validez o existencia se base en la confección de un documento escrito, podrá alegar que eso es demasiado inflexible y que habrá que estar a la buena fe. Por ejemplo, ya no es necesario hacer un contrato de trabajo por escrito porque, según el Tribunal Supremo, eso es excesivamente rígido y habrá que estar, caso por caso, las exigencias de la buena fe.

Da exactamente igual lo que diga la Ley porque después vendrá el Tribunal Supremo a enmendarla.

¿Seguridad jurídica? ¿Separación de poderes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *