Artículos prácticos

Conoce las trabas con las que se encuentran los jóvenes letrados

Los inicios nunca son fáciles, y sobre todo cuando se trata de comenzar a ejercer la abogacía. Y es que la falta de experiencia y el desconocimiento son solo algunos de los problemas con los cuales se topan los abogados principiantes.

También hay que tener en cuenta que en la actualidad existen múltiples profesionales en este sector, los cuales incluso ofrecen sus servicios a través de Internet, por lo que los jóvenes letrados tienen que competir con ellos. Además, la tecnología y la globalización han provocado que el mercado sea cada vez más complicado.

Los beneficios de utilizar las redes sociales

Miles de personas acceden a diario a las redes sociales, por lo que estas se convierten en una excelente oportunidad para cualquier abogado, ya que en ellas se pueden dar a conocer a los consumidores de manera gratuita.

El joven letrado debe apostar por crear su marca personal, aprovechando la influencia de las redes sociales en la sociedad para explicar sus especialidades. Elaborar una web con un blog también es una gran idea, ya que de esta forma podrá posicionarse.

La publicidad: la gran aliada de los jóvenes abogados

En primer lugar, el recién letrado tiene que dar a conocer su profesión en su entorno más próximo. Así logrará ser la primera opción a tener en cuenta por sus allegados cuando les surja algún tipo de duda jurídica.

Por otro lado, también es imprescindible que acuda siempre que pueda a todos los eventos y actividades impulsadas por las instituciones y las asociaciones de la profesión, ya que en ellas aprenderá mucho.

La confianza de los clientes: un factor clave

Con el fin de que durante el primer encuentro el joven letrado se gane la confianza de los clientes, es recomendable compensar la falta de experiencia con el estudio y la preparación. El reciente abogado puede encontrar en Internet alguna librería jurídica, la cual le ayudará a complementar su formación.

Además, también se aconseja tener una conversación telefónica con el usuario para que le exponga su caso, así como para solicitarle toda la documentación necesaria para comenzar con el mismo. El posible cliente debe ser bien atendido para que se quede.

Los compañeros de profesión no son rivales

Uno de los errores que cometen los recién letrados es creer que el resto de abogados son sus adversarios. Sin embargo, una mejor forma de considerarlos es como aquellas personas que conseguirán ayudar a los clientes que ellos no puedan atender por algún motivo.

Contar con amigos en el sector de la abogacía es clave, ya que posteriormente ellos podrán actual igual y enviar clientes a los jóvenes letrados. En ocasiones, colaborar con el abogado de la parte contraria puede ser muy beneficioso, ya así se pueden conseguir acuerdos que sean favorables para el cliente.

Por lo tanto, es fundamental conocer bien el caso del posible cliente. Solo así el nuevo abogado podrá determinar si puede hacerse cargo de él o si es mejor delegárselo a un compañero de profesión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *